Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Capítulo 12: Grita

Imagen
(¡) Este capítulo contiene trazas de sexo. Manejar con cuidado. Manténgase alejado de los/as niños/as.

Antes de meter la llave en la cerradura de su casa, Mamen me pregunta: -¿Preferías quedarte a tomar unas cañas? Levanto una ceja y respondo un escueto “No”. Mamen se ríe. Hay mucho ajetreo cuando entramos a su casa. Sus compañeros se están preparando para salir. Son dos. Mamen me los presenta. -Chicos, os presento a Nico. Nico, ella es Bea. Estudia un posgrado de arte y mitología griega y trabaja en un bar los fines de semana. Bea es corpulenta pero muy sexy. Tiene un pelo rojizo, supongo que teñido, y un piercing septum. Me planta dos besos con mucha energía. -De hecho, tengo que irme ya -dice instantes antes de salir por la puerta. Reconozco su voz. Es la que me respondió al telefonillo la segunda vez que vine a casa de Mamen, esa que me dijo que fuera a molestar a mi puta madre. -Hola, yo soy Sergio -dice el chico y se inclina para darme otros dos besos. Sergio lleva sólo una toalla de cin…

Capítulo 10: Agradecida y emocionada

Imagen
Estoy en mi cama, recién duchada y con el pelo seco ya. Me siento limpia y estoy agotada al tiempo que me invade una nueva sensación de reconciliación conmigo misma. Asoma una pequeña duda cuando me viene a la mente la cara de mi madre cuando llegué. Sacudo la cabeza y me hago una bolita en la cama. Recuerdo los besos y caricias de Mamen y me invade una sensación cálida que nunca antes había experimentado. Prohibido enamorarse, Nico. No seas tan niñata de enamorarte por un polvo, por una primera vez, por una primera chica. Pero, uf, qué chica, qué polvo y qué primera vez. Mientras me relamo en el recuerdo de los detalles de mi noche con Mamen pienso que si no morí de placer, tampoco lo haré por mandar un mensaje.

Capítulo 9: Derribando puentes

Imagen
(¡) Este capítulo contiene trazas de sexo. Manejar con cuidado. Manténgase alejado de los/as niños/as.


Se nota que no es la primera vez que Mamen lo hace con una chica que nunca ha tenido sexo lésbico. Es muy atenta y cariñosa. Le estoy esperando sentada en su cama. Ella ha ido a por un poco de agua para mi. Aprovecha su paso por el salón para comentarle a sus compañeros de piso que tiene compañía. Oigo que le dicen algo en tono burlón. Cuando vuelve a la habitación trae una botella llena de agua, un vaso y una sonrisa preciosa. -Hola -dice mientras llena el vaso. -Hola -le respondo sonriendo. Me lo da y me lo bebo de un trago. Tengo la boca seca pero, contra todo pronóstico, no tengo ganas de ir al baño. Es la misma iluminación que la primera vez, aquella en la que salí huyendo. El mismo dorado de su piel, el mismo vello erizado de los brazos. -¿Me perdonas? -le pregunto. -¿Por qué? ¿Por asaltarme por la calle? -dice riendo. -No... -me pongo roja al recordarlo. -Por salir corriendo e…

Capítulo 8: Bienvenida

Imagen
Llego a casa con el estómago vacío y la cabeza llena. Las escenas de esta noche me dan vueltas como una lavadora centrifugando. Pienso en cómo he llegado hasta aquí. Recuerdo a la chica del metro. ¡Cómo olvidarla! Abrió una puerta que no puedo cerrar por más que intente. Por ella acepté la propuesta de Raúl y fue a ella a quien vi en el bar, aunque luego resultara no ser la misma persona. Pero no es de ella de quien se trata, sino de «ella», de que es un ella y no un él. Y, ¿por qué? ¿Por qué yo? ¿Por qué a mi? Al cruzar el umbral de mi puerta veo ante mi a mi padre como una aparición: bosteza, luce una panza importante, tiene sus cuatro pelos despeinados y va en calzoncillos slips. -¿Ahora vienes? Te lo habrás pasado bien, ¿no? Hay algo en su tono que me hace pensar que sabe qué he hecho. Le gruño y voy al baño a lavarme la cara. Tengo un aspecto horrible: la trenza se me ha deshecho, tengo un poco de vómito en el jersey y me noto algo ojerosa.
Dejo que el agua corra hasta que se ca…